Cómo ponerse en los zapatos de tu cliente, sin un focus group


 

 

Rohit  Bhargava escribió un artículo en Influential Marketing Blog, que me pareció interesante compartir:

 

Él sostiene que para tener mayor conocimiento de cómo está funcionando tu negocio no hay nada más efectivo que realizar el proceso de compra como si fueras un consumidor. Con este punto de partida, propone 5 formas de adaptar tu estrategia, experimentando tu negocio de la forma en que lo hacen tus clientes:

1. Encontrá tus productos o servicios en Internet. La forma más sencilla de búsqueda es escribir el nombre de tu marca en Google y ver si apareces en los 10 primeros resultados. Si bien es fácil de hacer, su resultado es casi insignificante, ya que se centra únicamente en las personas que conocen o puede haber oído acerca de tu negocio. Por eso, te conviene buscar productos o servicios que vendas, sin necesidad de utilizar como palabra clave tu nombre comercial, y fijate si su sitio web todavía aparece en los 10 primeros resultados.

2. Leé y respondé comentarios. No importa en qué tipo de negocio te encuentres, probablemente alguien publicó un comentario que te involucra. A veces no están vinculados exactamente a tu marca, sino más bien una versión del nombre de tu empresa que no utilizas, pero que la gente puede buscar (por ejemplo,  el nombre sin la “Inc” o “& Sons” o “SAIC”, entre otros). Es muy probable que estos reviews sean leídos por personas que buscan info online acerca de tu negocio. Por eso, hacer un seguimiento de los comentarios y responder (sólo si tenés algo que responder) es muy recombendable.

3. Leé tus materiales de marketing en voz alta. En la producción de un folleto o una página web, la mayoría de nosotros somos proclives a caer en el uso de un lenguaje específico de marketing y negocios, en vez de usar un lenguaje natural para describir nuestros productos o servicios y lo que hacemos. El problema es que este es exactamente el tipo de lenguaje al que los clientes no responden. La lectura de tus piezas de marketing y comunicación en voz alta es una excelente manera de comprobar si estás usando un lenguaje demasiado complicado.

4. Hacé el porceso de compra.  Podés entrar en tu sitio web, seguir ofertas y completar el proceso de compra; rellenar un formulario de contacto y ver cuánto tiempo le toma a un usuario. Si podés comprar tu producto de manera relativamente anónima (usando otro nombre, por ejemplo), hacelo y fijate cuánto tiempo se necesita y cómo se cumplen los tiempos de entrega.

5. Consultá a tus clientes no habituales. El problema es que muchas pequeñas empresas tratan de recopilar esta información de sus mejores y más grandes clientes. Hacer esto probablemente te pueda dar resultados sesgados. En lugar, buscá un perfil “promedio” de clientes: alguien que sólo compra de vez en cuando, que tiene poca participación personal con con vos y tu negocio y que relativamente puede fácilmente ir a tu competidor la próxima vez. Esto te va a dar un panorama mucho más acertado y más rico en cuanto información.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s